Google+ ranktrackr.net

domingo, 14 de septiembre de 2014

Mujeres y Feministas (XI). Carme Karr

Carme Karr, luchadora feminista



Carme Karr i Alfonsetti (Barcelona, 16 de marzo de 1865 - 29 de diciembre de 1943) es una mujer de la alta burguesía que destaca en el campo de la literatura, el periodismo y la música. Hija de padre francés y de madre italiana, es una de las promotoras más importantes del feminismo catalán de principios del siglo XX. A través de su obra, propugna la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y pone al alcance de éstas todas las herramientas necesarias para que puedan ejercer una profesión.

Con el objetivo de equilibrar el nivel cultural entre géneros, reivindica el papel de la mujer en la educación y la presencia publica. Una reivindicación que se desprende en las novelas De la vida d'en Joan Franch (1913), La Fi del Lliure (1924), así como también en la obra de teatro El Ídols (1911), creaciones en que describe el prototipo de mujer que quiere cambiar.

Así pues, la vida y obra de Karr están marcadas por el compromiso feminista. En un marco de reformismo burgués, Karr promueve un cambio en los roles de género que iguale los desequilibrios en educación y cultura. La literatura, el periodismo, las conferencias, los cursos y el asociacionismo son las diferentes herramientas con las que sostiene este proyecto.

Pero destaca, sobre todo, por su papel como directora de Feminal, suplemento de La Il·lustració Catalana, semanario que dirige desde 1907 hasta 1917. Feminal, que refleja el modelo femenino que defiende Karr, es un revista destinada a un público femenino al cual informa de todo tipo de creación realizada por mujeres. La revista será una herramienta de visibilización y culturización de la mujer en su momento y actualmente es un documento esencial para conocer aquella época.


BIOGRAFÍA

Carme Karr i Alfonsetti nace en 1865 en Barcelona. Es hija de Eugène Karr, ingeniero que ejerce de vicecónsul de Francia, y de Emilia Alfonsetti, de origen italiano. En la Barcelona del cambio de siglo, Karr forma parte de la alta burguesía y, a pesar de crecer en un ambiente familiar cosmopolita e internacional que la lleva a hablar francés y alemán, hace del catalán su lengua de expresión principal. 

La obra de Carme Karr abarca géneros muy diversos. Cultiva el periodismo, la narrativa breve, la novela, el teatro, los cuentos para niños, las conferencias y, fuera de la literatura, la composición de piezas musicales. A pesar de esta aparente dispersión su bibliografía se perfila como un solo conjunto bajo el prisma del feminismo. Carme Karr forma parte de la generación de feministas burguesas de principios de siglo que postulan un cambio en los roles del género femenino. Dentro de un marco de reformismo burgués, las reivindicaciones de este feminismo se centran principalmente en la vertiente de la educación y de la presencia pública (por ejemplo, en el mismo hecho de escribir y publicar) con la voluntad de equilibrar el nivel cultural entre géneros.

Las obras de narrativa breve, las novelas (De la vida de Juan Franch, 1913, y El fin del libre, 1924) y el teatro (Los ídolos, 1911) van desde las observaciones líricas a las radiografías irónicas de la sociedad que la rodea. Karr retrata principalmente personajes femeninos, en muchos casos para ridiculizar sus acciones como muestra del tipo de mujer que desea superar, y elabora una desmitificación mordaz en los personajes masculinos.

En el campo de las revistas de principios de siglo, la personalidad de Carme Karr es esencial. Comienza a escribir en 1902 en la revista Juventud y escribirá también en las páginas de Oro y Grana. Escribe bajo diversos seudónimos como Una liceísta, Xènia (en referencia al Xènius de Oros) o El cardo. Este último, inspirado en la sonoridad del apellido (Karr/card), lo utilizará también para las obras de narrativa breve y le queda como emblema personal con el que decora algunas de sus publicaciones (a partir de un dibujo que le hace Apeles Maestres).

Pero la obra más importante de Karr en este campo es la creación y dirección de
la revista Feminal. La revista es un suplemento mensual para las mujeres que se publica dentro del semanario Ilustración Catalana. Entre 1907 y 1917 Carme Karr es la directora y lleva a cabo todo tipo de tareas de redacción. La revista pretende reflejar el modelo femenino que propugna Karr, informando a la mujer "de todo lo que puede serle útil, de todo lo que puede agradarla e interesarla en el actual momento artístico, industrial y social", según escribe ella misma en la primera editorial. La revista informa de actos diversos, tanto en Barcelona como con algunas corresponsales en el extranjero. Los números se completan con creaciones de todo tipo de disciplinas artísticas, ya sean musicales, literarias, gráficas o pictóricas (es una revista profusamente ilustrada, también de fotografías). De esta manera Feminal da visibilidad a la creación contemporánea de mujeres e intenta crear una tradición en femenino. En el campo de la literatura es elocuente que el primer número incluya, a modo de homenaje, poesías de Josepa Massanés. Estos intereses hacen que Feminal sea actualmente una herramienta indispensable para la investigación y la recuperación de las personalidades femeninas de principios de siglo en Cataluña. 

Carme Karr es un personaje integrado en el mundo intelectual, artístico y cultural de su época (es amiga e interlocutora, entre otros, de Apeles Mestres, Joan Maragall, Eugeni d'Ors, Francisco Matheu o Felip Pedrell). Su actividad feminista la convierte también en un personaje público conocido, con la importancia que este hecho tiene para sus reivindicaciones. En 1910 imparte un curso sobre "Cultura femenina" en el Ateneu Barcelonés, que publica en forma de libro a continuación. Seis años más tarde participa en la misma institución, en el curso "Educación femenina" que imparte conjuntamente con Dolores Monserdà, Rosa Sensat, Maria Baldó, Leonor Serrano y María Doménech. En el año 1913 funda una residencia femenina llamada El Hogar, fruto de su preocupación por la educación y las jóvenes. En la Exposición Universal de 1929 dirige el Pabellón de la Mujer y, en los años treinta, funda la asociación Acción Femenina. 


En palabras de Maria Aurèlia Capmany, Carme Karr ve claramente que la única manera de que la mujer salga de su marginación es adquiriendo las mismas armas para luchar que el hombre, también ve claro que es absolutamente necesario que la mujer reciba el mismo aprendizaje que el hombre, y que las carreras femeninas son una trampa y una estafa. Una trampa, porque la mantienen sujeta en una situación de inferioridad; y una estafa, porque la mujer realizará el mismo trabajo que el hombre, pero cobrará la mitad. 

Carme Karr es, pues, una luchadora feminista que promueve tanto cambios materiales como del imaginario social de los géneros. De este modo, su participación en el mundo asociacionista, el proyecto de Feminal y la literatura de creación hoy conforman un único plano, se convierten en herramientas varias para un mismo objetivo. Carme Karr muere en Barcelona en 1943.




FUENTES:

- Revista Digital Dones
- Associació d'Escriptors en Llengua Catalana
Maria Aurèlia CapmanyEl feminisme a Catalunya. Barcelona: Nova terra, 1973, p. 68-79